La ciencia puede ser muy divertida

Partimos del concepto de ciencia para darle sentido a este texto y poder así comprender mejor qué es lo que se pretende conseguir con ella.
La ciencia engloba conocimientos sobre la naturaleza, los seres humanos, y los fenómenos que ocurren. Con la ciencia pretendemos ser capaces de dar respuesta a todas las preguntas que nos planteamos ante acontecimientos determinados.

Cuando hablamos de campamentos científicos, debemos ser capaces de dejar de lado el concepto que tenemos de la palabra ciencia en base a la escuela, en estos campamentos no hay clases ni tampoco fórmulas, si no una forma diferente de ver la ciencia que nos permite pensar y descubrir disfrutando.

Los campamentos científicos pueden servirnos para muchas cosas, entre ellas, despejar dudas que tengamos sobre determinadas situaciones, tener una nueva visión de la ciencia, el hecho de cuestionarnos cómo se aprende a pensar, o simplemente el objetivo de disfrutar y conocer a personas afín a nosotros, con las que podemos compartir nuestros intereses.

Para poder llegar a sentir la ciencia como algo cercano a nosotros es muy importante que rompamos con las rutinas diarias y demos un paso hacia adelante, dónde se nos permita tocar y experimentar, los campamentos científicos pretenden abordar todo esto, pues el hecho de estar continuamente subrayando apuntes, pasando páginas o viendo presentaciones, no nos ayuda a aprender nada, sino simplemente a recordar memorizando y todo eso tarde o temprano se olvida.

Las fórmulas y las teorías que aprendemos en el aula son importantes saberlas, pero siempre y cuando nuestro objetivo final sea ponerlas en práctica y ver qué ocurre, pues con la ciencia en los campamentos pretendemos que los jóvenes se vuelvan cada vez más y más curiosos.

El uso de viñetas o imágenes en el ámbito de la ciencia suelen ser muy útiles si pretendemos que los niños o adolescentes retengan mejor aquello que les estamos transmitiendo, no podemos quedarnos en el ámbito tradicional, tenemos que evolucionar, crecer, y por ello, es necesario romper barreras para abrir nuevos horizontes.

La diversión junto con la amistad que se crea entre los miembros de los campamentos es lo que termina por redondear esta experiencia. La mejor manera de aprender ciencia es vivirla.

“Formar parte de una experiencia, y poder al mismo tiempo compartirla con personas con tus mismas inquietudes, no tiene precio” Federico Fernández Moreno

Deja un comentario